Reto Aconcagua

El Aconcagua es mi próxima MARCA

Estoy entusiasmada con la posibilidad de ver la diferencia que existe entre subir a lo mas alto de un podio en unos Juegos Olímpicos, con la de alcanzar la cima del Aconcagua. Desde que MARCA me propuso la idea, el reto ocupa mi mente. He tratado de ordenar mi cabeza como si comenzara una preparación olímpica. Dudas, temores, horas de estudio, bibliografía, programa de preparación física y sobre todo, mentalizarme de que el reto del Aconcagua es mi próxima marca. Los retos son una constante en mi vida, mi amor por la naturaleza ocupa muchas horas de mi trabajo diario en la Fundación Ecomar y una oportunidad como ésta, es una lección más para contarles a mis hijos Olimpia y Eugenio.

13 de enero de 2006
Llegamos a Mendoza el mediodía del lunes 9 de enero hora Argentina y pasamos 24 horas adaptándonos al cambio horario y completando el equipaje con lo que podía faltar.

El martes 10, a mediodía un minibus nos traslado a Penitentes que es un pequeña estación de esquí Argentina donde pasamos la noche y vimos por primera vez la cumbre del Aconcagua. El miércoles 11 pesamos el equipaje y preparamos las mochilas con lo que íbamos a necesitar durante 3 días hasta llegar al Campo Base, a 4200 m. A las 12:30 entramos en el Parque del Aconcagua y subimos hasta 3.300 m donde está el campamento de Confluencia para pasar 2 noches aclimatándonos a la altura. Durante el día hace calor y vamos en camiseta pero en cuanto cae el sol la temperatura cae rápidamente y bajamos de cero. El jueves 12, excursión hasta Plaza de Francia, que es el camino de ascenso para los que suben por la cara Sur. Al llegar a los 4.000 m paramos para comer y pasar una hora a esa altitud para seguir la aclimatación. Luego vuelta a Confluencia a pasar la segunda noche.

El viernes 13, el día mas duro hasta ahora, seguimos la ruta por la cara norte hasta el Campo Base a 4200 m de altura. Para llegar tardamos 7 horas y eso que perdimos mucho tiempo cruzando el río varias veces y no sin dificultades, ya

que había crecido y al final yo opté por cruzar por el medio y mojarme ya que me parecía lo menos arriesgado.

El sábado 14, descanso. Lavar ropa, ducha y recuperar fuerzas para al día siguiente seguir subiendo. Hasta ahora el equipamiento, fenomenal. La ropa interior de Wolford es comodísima lo cual no os podéis imaginar lo que se agradece. Las gafas Oakley me protegen mucho. Duermo muy cómoda en mi saco de Haglofs y no paso nada de frío. Me acuerdo mucho del Club de Vela Puerto Andratx y estoy deseando volver para ir a pasar unos días en mi medio. Y también pienso en la semana blanca que voy a pasar en febrero en familia en mi estación de esqui preferida, La Molina. Como agradezco la preparación física que me prepararon en el Principe Sport.

 

14 de enero de 2006
Ya estamos en el campo base, los domos (que son las tiendas comunes) y la organización que tienen desde Mendoza donde te vienen a buscar al apartamento, te suben luego a Penitentes, te organizar la subida del material con mulas hasta el campo base y luego la verdad es que son un grupo de gente joven muy amables que te atienden como si estuvieras en un hotel de 5 estrellas (te llevan las maletas hasta tu tienda, te traen continuamente agua caliente para hacer te, o café, zumos…). Mañana está previsto que vayamos a Bonete que está al lado contrario de la subida a cumbre, para llegar a 5000 m y volver a dormir al campo base.

El lunes 16 está previsto subir a Nido de Cóndores a 5200 m, dormir allí en tiendas que subiremos y bajar el martes para descansar la tarde. Luego no sé si hay día de descanso o si volveremos a Cóndores para dormir ahí y al día siguiente a Berlín que esta a 5900 m, dormir y volver a bajar al campo base. Descansar un par de días para atacar cumbre en 3 fases: Cóndores, Berlín, cumbre. Todo esto depende del tiempo claro…

15 de enero de 2006
Hoy hemos subido a la cumbre de Bonete y desde allí hemos visto el camino hacia la cumbre del Aconcagua. Ya veremos hasta donde llegamos. Por ahora me voy encontrando bien y siembre vamos Escartín, Chema, Martín y yo juntos, cosa que me parecía impensable antes de salir.

Hoy ha muerto otro español aquí subiendo al Campo Base. Nos hemos informado y era de Madrid, tenía 41 años y en Confluencia le aconsejaron que no subiera porque ya estaba mal. La verdad es que este año aquí han muerto 2 hasta ahora y los 2 españoles. No te preocupes, ya que yo me controlo todo el rato y estoy estupendamente. Bueno, mañana esta previsto ir a nido de Cóndores para dormir allí y transportar cosas, pero se esta dudando ya que no todos se encuentran bien y Juanito está en la tienda con 40 de fiebre.

El lunes 17 subimos a Nido de Cóndores, que se considera el Campo 1 y hacía mucho frió. Por la noche llegamos a tener -9º dentro de la tienda de “los galácticos”, como nos llaman aquí. La ascensión fue dura ya que es todo subida muy empinada sin nada de tregua con algunos llanitos como había ocurrido hasta ahora. Según los guías se tardan 6 horas y nosotros anduvimos 4 y media aunque nos tuvimos que parar a esperar a los demás. La primera noche a 5.380 m de altura se duerme a trozos y notas la cabeza cargada aunque dentro de mi saco Haglofs estuve muy a gusto. El acierto más grande ha sido la ropa que he traído ya que a esas temperaturas no te quitas la ropa interior para dormir. Wolford esta en mis sueños. No sabes lo bien que van estos Oakley a esta altura. Que bien hice en tomarme en serio la preparación física y seguir el plan queme diseñaron en el Príncipe Sport.

18 de enero de 2006
Tuvimos que aprender a derretir nieve para poder beber y prepararnos la comida (unas sopas con estrellitas) y bebidas calientes. Nevaba fuera de la tiende y hacía viento. El martes 18 después de desayunar recogimos todo dentro de la tienda, la cerramos y la dejamos instalada para volver el jueves y nos dirigimos al Campo Base. Para bajar, tan solo tardamos 1 hora y llegamos a comer un buen plato de pasta para recuperar las calorías perdidas. Yo me puse el pulsímetro reloj de Nike el día de la subida del Bonete durante 24 horas para ver el consumo calórico y me daba 5.100 calorías!

El miércoles 19, colada para tener ropa limpia, contestar correos y muchos estiramientos para prepararnos para mañana que toca volver al Campo 1 a dormir y al día siguiente recoger las tiendas, comida, saco, etc. y trasladarlo a Berlín que es donde instalaremos el Campo 2. Dependiendo del estado de la gente, dormiremos o bajaremos para descansar y preparar la subida y la Cumbre. En todo caso cuento los días que me faltan para estar en familia esquiando en La Molina y recuperarme al nivel de mar en mi Club de Vela de Puerto Andratx.

Mensaje del 24 de enero de 2006 (Campo Base 2)
Desde la altura y antes de regresar a España, quiero agradecer a todos los que me han animado y apoyado en este Reto. En primer lugar a mi familia que ha soportado la incertidumbre y la distancia, a los muchos amigos y seguidores del deporte que a través de los medios o de mensajes me han insuflado ánimos, a mi Club de Vela Andratx que desde el primer momento se puso a mi lado para apoyarme en la aventura. Gracias a los que nos han dado los medios técnicos y muy especialmente a Wolford que con su ropa interior me he sentido muy cómoda de día y de noche, a Haglofs que me ha mantenido las manos y la cabeza caliente, a Oackley que me a protegido la vista, y a Nike que me ha permitido controlar mis pulsaciones. Por último mi recuerdo para los que habéis hecho posible mi preparación para este importante esfuerzo físico y en especial al Club Principe Sport y a la estación de esquí de La Molina. La verdad es que ha sido duro pero a la vez una experiencia inolvidable. Quien me iba a decir que habiendo desarrollado toda mi vida a nivel del mar fuera capaz de subir a más de 6.000 metros en el Aconcagua. Las sensaciones son totalmente diferentes que en el mar. Cambias humedad por el aire seco de la montaña y aunque el frío ha sido intenso he pasado menos “pelete” que durante las regatas. En las alturas andas muy despacito y haces pasos muy cortos ya que se nota que cuesta más respirar y por lo tanto te lo tomas con mucha calma.

Quiero terminar con mi abrazo más fuerte para los cinco campeones con los que he podido convivir estos días, Martín Fiz, Amavisca, Chema Martínez, Escartín y Gervasio. A los tres magníficos profesionales de la montaña, Oiarzabal, Vallejo y Gandia. Y como no a los que han contado nuestra aventura, Roberto, Beatriz y a todo el equipo del grupo Marca.

Gracias a: Haglofs, Nike, Oakley, Wolford, Principe Sport, Estación de esqui de La Molina y Club de Vela Puerto Andratx.


Listing all pages